RELLENOS FACIALES Y TOXINA BOTULÍNICA.

RELLENOS FACIALES Y TOXINA BOTULÍNICA

1.- Rellenos faciales:

Los rellenos faciales son productos biocompatibles utilizados para dar volumen a la cara. Existen diversos tipos que se pueden clasificar en reabsorbibles (ácido hialurónico) e irreabsorbibles (acrilamidas, polialquilimidas…). A día de hoy, el producto estrella es el ácido hialurónico.

Uno de los principios en los que se basan es que aportando volumen se consigue una sensación de rejuvenecimiento y un aspecto natural de la cara.

Las indicaciones son diversas destacando su uso en el tratamiento de los surcos nasogenianos, las arrugas labiales y la arruga del entrecejo.

Es un procedimiento que se realiza bajo anestesia local.

Su utilización no está contraindicada con la aplicación de toxina botulínica.

2.- Toxina botulínica:

La toxina botulínica tipo A deriva de la bacteria clostridium botulinum. Es un agente terapéutico no sólo utilizado en estética sino para el tratamiento de otras patologías dentro del campo de la Cirugía Maxilofacial (síndrome de Frey o hipertrofia maseterina).

Su utilización se basa en el bloqueo del impulso eléctrico que permite la contracción muscular. Con ello se consigue que desaparezcan las arrugas faciales de una manera TEMPORAL. El tratamiento se puede repetir, por tanto, cada seis meses o un año.

Es un procedimiento que se realiza bajo anestesia local.

Su utilización no está contraindicada con la aplicación de ácido hialurónico.

Los rellenos faciales consisten en inyecciones de ácido hialurónico reabsorbible (Restylane) por debajo de la piel para alisar las arrugas faciales estáticas y dinámicas.
Por supuesto, el Restylane es un ácido hialurónico no permanente (reabsorbible) aprobado por la FDA americana.

En qué casos está indicado el tratamiento con Restylane?
El relleno facial es una técnica mínimamente invasiva que está indicado para rellenar y alisar las arrugas de los surcos nasogenianos, labio superior e inferior. Igualmente se utiliza para aumentar el volumen a los labios y conseguir un aspecto estético más natural.

En primer lugar se establecen los objetivos a conseguir y las zonas a infiltrar por el Restylane. Posteriormente se coloca anestesia local y se inyecta en la zona subdérmica elegida para la infiltración.
El relleno facial dura unos minutos y los pacientes pueden incorporarse a sus actividades diarias de forma inmediata.
En absoluto. El tratamiento se realiza en la clínica y con anestesia local. Posteriormente los pacientes pueden notar molestias ligeras en las primeras horas y una mínima inflamación que pueden ser tratados con analgésicos.
Depende del tipo de relleno facial pero su duración aproximada es de 6-9 meses y requiere un nuevo tratamiento para mantener los efectos de forma duradera.
Por dos razones. En primer lugar porque los rellenos permanentes pueden infectarse y generar un problema importante a nivel facial. En segundo lugar porque la piel envejece y los requerimientos faciales de una persona pueden variar con el tiempoy el relleno permanente puede resultar insuficiente.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar